top of page
  • Ana Laura

Vaciarme de mi l

A veces pienso demasiado.


Mentira, todo el tiempo pienso demasiado. Mis amigas no entienden como no tengo frito el cerebro, a veces yo también me lo pregunto…


Siempre fui una persona muy racional, eso iba bien con mi vida.


Ya no.


Si hay algo que estoy aprendiendo desde que llegue a este lugar - y cuando me refiero a lugar no hablo de Mallorca - hablo de este lugar dentro de mi que no conocía y estoy empezando a habitar, es a sentir.


Desde hace cuatro meses estoy en un Máster intensivo, brutal y avanzado de vida, de vivir la vida totalmente distinta a como la vivía.


Todos los días tengo nuevas materias, todos los días tengo exámenes, todos los días me pregunto y re pregunto, intento estudiar y a veces solo quiero abandonar.


Nunca estuve tan agotada, hay días que solo puedo tirarme, cerrar los ojos y dejar que me atraviese todo esto que estoy sintiendo.


Mi mayor desafío está siendo entender y aceptar que no voy a entender nada, ¿irónico, no?


Todas mis resistencias están en guerra contra todo esto nuevo que estoy sintiendo. Heridas, viejos patrones, todos desesperados resurgiendo de las cenizas para marcar territorio.


Casi todo me resulta incómodo, la ansiedad por momentos me toma completa y me pierdo. Vuelvo a mi, a veces tardo más, otras menos, pero vuelvo.


Por momentos me quiero salir, por momentos cierro los ojos fuerte y quiero volver, volver a todo eso que conozco, un descanso, solo quiero descansar un poco…


En este Máster no hay recreos, por momentos no puedo parar ni a comer, mucho menos vacaciones.


No tengo idea a dónde me va a llevar, qué me va a dar, ¿me voy a recibir de algo? Yo esperando algo otra vez, yo queriendo entender otra vez…


Por momentos siento el cuerpo tan liviano que juraría que floto, por momentos se me hace tan pesado que siento como me hundo en la tierra. Supongo ambas son necesarias.


Estuve meses buscando desesperadamente volver a encontrar equilibrio, hasta que entendí (otra vez intentando entender), que eso que buscaba no lo iba a encontrar nunca, pertenecía a una vida y a una Ana que ya no estaban.

¿Cómo se encuentra equilibrio entre tanta incertidumbre? ¿Cómo buscar equilibrio cuándo no entendés absolutamente nada?


Entregarse, rendirse, confiar, fluir, cómo si fuera tan fácil…


A veces pienso que este Máster va de desaprender la escuela de vida de 31 años en un intensivo de algunos meses, o tal vez años, quién sabe…


Es como si estuviera en una jungla dónde apenas se puede caminar y ahí voy, cortando con todo lo que no me pertenece, descubriendo nuevos lugares, pinchándome, sacando las espinas, abriendo y cerrando heridas, avanzando a ciegas, pero con mucho amor.


Muchos de los cuentos que me conté sobre mi resultaron ser solo eso, cuentos. Por momentos duele, asusta.


Estoy empezando a escribir uno nuevo, hasta que el decorado vuelva a caer y sea tiempo de escribir otra vez.


A veces siento demasiado.


Ana.

Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page